SANTIAGO, República Dominicana.-  Cada 05 de abril, en la República Dominicana se celebra el Día Nacional del Periodista, una fecha que debe llamar a la reflexión a uno de los poderes más importante para el establecimiento de un sistema libre y democrático. Por José Alfredo Espinal 

José Alfredo Espinal, periodista. Director de Caribbean Digital. Foto de archivo
José Alfredo Espinal, periodista. Director de Caribbean Digital. Foto de archivo

El ejercicio periodístico dominicano se fundamenta en la libertad de informar de manera independiente, abrazar la verdad y ser equilibrado entre los protagonistas de la noticia de una y la otra parte.

Al menos hay sectores políticos, empresariales y de la sociedad civil que valoran en un gran porcentaje el papel que desempeñan los periodistas, el riesgo de ejercer con la verdad, pero al mismo tiempo, y con pesar hay que decirlo, ese esfuerzo de la prensa nacional, en su mayoría, no recibe una adecuada remuneración.

El periodista como el maestro a veces viven más por el reconocimiento de la sociedad que por el pago que reciben por su trabajo, teniendo claro que con esos adeptos se vive con principios, pero no con dignidad social.

Además de esa debilidad, la prensa dominicana también tiene en su contra el asalto de personeros que aprovechando las facilidades que en ocasiones ofrece esta profesión se amparan en una camarita y un micrófono para que lo llamen periodistas, ya ni siquiera buscan ser comunicadores, como el montón que aglutina a los que hablan por radio y televisión sin importar de lo que informen.

Los gremios periodísticos nacionales, dentro de sus limitaciones, han jugado su papel para controlar el ejercicio del periodismo en el país, pero muchas veces, los empresarios de los medios de comunicación dan prioridad al dinero que a la importancia que puede tener que quien haga periodismo sea periodista o no.

Lo bueno o malo de la prensa dominicana abarca a muchos sectores. A pesar de todo, el llamado Cuarto Poder sigue siendo bien valorado, aunque todavía no es bien remunerado.

Ojalá y algún día tengamos periodistas más comprometidos y menos corrompidos, por el bien de nuestra democracia, por el bienestar de nuestro país.

¡Felicidades a los periodistas, a los periodistas que sean profesionales o no, pero que ejercen con decoro la esencia del periodismo!…