Titulares

El PLD y la reelección Por CARLOS AMARANTE BARET

El PLD y la reelección Por CARLOS AMARANTE BARET

abril 7th, 2015
Nacionales

Este 15 de diciembre el PLD cumple 33 años de fundado. Juan Bosch, Maestro y Guía, concibió al Partido como un instrumento de cambios en la sociedad dominicana, como negación dialéctica del PRD, el cual había cumplido su misión histórica y como antítesis del modelo político balaguerista que regía la nación. Luchó por construir un partido diferente a partir de su conocimiento de la realidad social dominicana. Enfrentó todos los obstáculos para construir una sociedad más solidaria, ejerciendo una opción preferencial por los más pobres.

Cuando en el 1844 nació la República, Los Trinitarios, liderados por el Patricio Duarte, pensaban que había llegado el momento de ver sus sueños realizados: el nacimiento de un Estado Democrático; sin embargo, 162 años después seguimos luchando por construirlo. Una larga y azarosa historia de inestabilidad política, magistralmente descrita por el Maestro Bosch en Composición Social, ha llevado al país de crisis en crisis, muchas de ellas desencadenadas por el afán continuista de nuestros gobernantes. Desde Santana cercenando nuestra independencia, el astuto Lilís, el naufragio de Horacio, el cruel Trujillo, el déspota ilustrado de Balaguer y el simpático de Hipólito, la Patria ha pagado muy cara la opción reelecionista.

Una vez ajusticiado Trujillo, los sueños de los políticos liberales renacieron y recibieron un gran impulso: la elección de Bosch como Presidente, con el 59% de los votos el 20 de diciembre de 1962. Consciente del daño que le ha infligido a la nación el continuismo, estampó con letras de oro y visión preclara la no reelección en la Constitución de 1963. Esta se instaló de nuevo en el Palacio con la llegada de Balaguer: 22 años donde las instituciones colapsaron y el Estado se convirtió en el lugar donde muchos hicieron su “acumulación originaria de capital”.

El PRD, otrora partido liberal hoy convertido en un conjunto de facciones, lejos de fortalecer el avance institucional impulsado por el primer gobierno del doctor Leonel Fernández y el PLD, procedió a modificar la Constitución para imponer la reelección como corolario del desorden institucional que crearon.

La reelección lo corrompe todo, parafraseando una máxima jurídica. La historia no se hace con suposiciones, pero ¿qué país tendríamos hoy si Balaguer no se hubiera reelegido? Lo cierto es que se reeligió y nos legó un Estado postrado, con instituciones débiles y un Estado de derecho inexistente.

¿Acaso la reforma constitucional de Hipólito que reestableció la reelección, no tiene un origen espúreo? ¿No nos compraron 12 diputados?

Todos los proyectos continuistas han utilizado el fraude, la extorsión y la corrupción para imponerse,  derrotando la República. No concibo a Leonel apoyándose en estos métodos.

Atrapado el PRD en el descrédito y un PRSC petrificado sin Balaguer, están dadas las condiciones para reelegir al partido en mayo del 2008. Manteniendo la estabilidad económica e impulsando las reformas políticas, electorales, económicas y constitucionales anunciadas, el PLD y su Presidente, estarían construyendo las páginas más hermosas de la historia republicana. Reivindicaríamos a los Trinitarios, los Restauradores, los que se opusieron a la invasión del 1916,  los que lucharon contra Trujillo,  los jóvenes del 14 de Junio, los que defendieron la soberanía en 1965, los que han perecido en la lucha por  la democracia y la justicia social, en fin, a Juan Bosch.

Somos la principal fuerza política del país. Nos hemos ganado el respecto de la mayoría de la nación, ¿por qué estropearlo? Todos los movimientos reeleccionistas han estado precedidos de una parafernalia que, ¡oh ironía de la vida!, siempre es impulsada con mayor entusiasmo por anteriores contradictores del gobernante. Es como si cada día se quisiera dar fe de la nueva conversión. Sospechan que el líder, en su fuero íntimo, no les cree; es cuestión de conveniencias. Digamos que en esta relación hay un “interés sinalagmático perfecto transitorio”.

No cuestiono el liderazgo del compañero Leonel ni su popularidad. Deseo que trascienda ante la historia sin exponerse a una aventura reeleccionista. Su victoria podría ser pírrica, pues retendríamos el gobierno, pero no evitaríamos las secuelas de la reelección.

Toda mi vida he querido ser fiel a mis ideas. El Presidente lo sabe. Es por esa razón que no comparto las argumentaciones de quienes impulsan su reelección. Sé a lo que me expongo.

En conclusión, el Presidente goza de un privilegio que ya nadie tendrá: haber continuado el liderazgo del presidente Bosch. La reelección y sus inevitables métodos consustanciales, es una nueva derrota de las instituciones y del pensamiento progresista. ¿Será este el legado del PLD?

Los comentarios en esta pagina están sujetos a cambio. No se aceptan comentarios de la siguiente forma:
  1. *Afirmaciones, enlaces, insultos a los demás o comentarios a las leyes dominicanas que penalizan la discriminación y la injuria.
  2. *Hacer acusaciones sin ningún tipo de pruebas
  3. *exaltando la violencia o apoyando la violación de los Derechos Humanos
  4. *Comentarios discriminatorios en cuanto a nacionalidad, sexo, religión, politico o discapacidad
  5. *Ataques denigrantes a otros comentaristas *Que contengan palabras obscenas o vulgares.
  6. *contenido de enlaces publicitarios, pornográficos o spam
  7. *Estén escritos con una ortografía que hagan presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional
  8. * Losmocanos54.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *